A río revuelto. Atrio.org XLVI

Publicado en por Miguel González

 

a-rio-revuelto.jpg

 

José Mª. Castillo defendía a la sazón que el ser humano es sumiso por naturaleza. Y lo decía en un foro donde la piedra más suave que se le lanza a la jerarquía de la Iglesia es intrasladable a texto en un foro decente.

 

El ser humano no es sumiso por naturaleza, don José,  sino rebelde hasta el tuétano y a las pruebas me remito. Todos nos rebelamos cada día contra todo y aquí nadie cumple ninguna norma de convivencia porque está las 24 horas del día (y de la noche) maquinando para encontrar el modo de saltarse toda norma.  Cada nuevo retoño que viene al mundo cree ser la clave de bóveda del universo, lo critica todo, se ríe del pasado; quienes nacieron antes que él son unos perversos, pero acaba de nacer “el tío la vara” que le va a poner las peras al cuarto a la historia toda. Esa es la realidad. Hasta que uno, si es normal, cae del burro y si es zorrón progre se dedica a criticar: ver, (so)juzgar y (mal)actuar (siempre que no se trate de los amiguetes de turno).

 

El problema, pues,  no es la sumisión sino la rebeldía, la pillería, el cotorreo de los listillos. De hecho la complicación llegó cuando alguien se saltó el esquema original que era paradisíaco pero el ser humano siempre buscará otras cosas y siempre estará tentado de practicar lo prohibido. Lo llevamos de serie.

 

Pero estos quieren rebeldía porque ya dice el refrán que a río revuelto ganancia de saltimbanquis.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Alicia 07/24/2010 17:39



Se han cargado la disciplina, aquí nadie hace caso de nada y vienen estos con la tontería de que el problema es la obediencia. 


 


 



Mercedes 07/24/2010 16:53



Si aquí nadie cumple ninguna norma. Y a estos les parece que todavía se obedece demasiado. Señor, qué fuera de contexto que están. Tienen más de ochenta años y no hay renovación, luego les quedan
dos telediarios. Por eso la Iglesia ni se molesta en contestarles ni en decirles que están fuera de la comunidad.