Consignas y otras falacias. Atrio.org LI

Publicado en por Miguel González

frente-popular-copia-1.jpg

 

Para algunos personajes variopintos como los que participan en Atrio.org parece que las religiones deben basarse en el relativismo extremo, unas cuantas ocurrencias y algún que otro chascarrillo. Para estar al día y eso.  No han aprendido todavía (se les pasó el arroz) que los experimentos deben hacerse con gaseosa.  De ahí nace su desprecio por la inteligencia, aviso a navegantes, para que se entretengan con chorraditas mientras votan a unos botarates inconsistentes, desde el punto de vista ético e intelectual.

 

Esa sería la versión “naif” del asunto. Pero ya sabemos que todos estos no dan puntada sin hilo porque persiguen un objetivo bien preciso para el que la religión les sirve como mero pretexto. Y por eso se dedican con fruición  a la agitación y propaganda (agitprop) para desprestigiar a unos y apoyar a otros. Para tamaña tarea hay que estar bien organizado y no malgastar energías.

 

Por eso expelen consignas, aprendidas de sus primos políticos (de prima a prima, taconazo) para dejar bien claro el concepto que tienen de la libertad, la espiritualidad y la madurez de quienes les leen: ojo y no contesten a ese de ahí o al otro de allá. Antonio Duato marcaba una consigna así hace unos días. Y lo curioso del asunto (organización obliga) es que van algunos y desde su más íntima borreguez le hacen caso. Al enemigo,  ni agua.

 

Ya Maite Lesmes lo practicaba. Cuando recalé en ese foro de triste memoria,  me sometió a una estricta persecución asistida por la omnipresencia cuasi divina de Google. Quería demostrar, la muy teóloga progre, que cuando yo afirmaba que el sol sale por el este lo que en realidad estaba afirmando es mi pertenencia al Opus o a los Kikos o a lo que ella se le antojara. Le daba igual que mis argumentos fueran de cajón; ella, al cuerpo a cuerpo y a la descalificación evangélica. Esta manera de contraargumentar es espuria hasta la médula. Semejante a suponer que si una forera se refiere a María Magdalena, como “María la de Magdala, la que amaba Jesús”, es porque pertenece a la secta “las Niñas de Dios”.

 

Un foro de debate merece la pena mientras los participantes se guardan el respeto debido a ellos mismos y utilizan la simple razón y un poco de decencia; es penoso cuando se raya en la indigencia intelectual y se da rienda suelta a las falacias al uso: las favoritas de individuas de este jaez son la falacia ad hominem y la del muñeco de paja.  Que alguien les explique lo que son que yo no pierdo el tiempo en esos menesteres. Seré generoso y admitiré que a veces las malas compañías producen estos resultados: para alguien acostumbrado a ser jaco de noria de la agitación y propaganda es fácil perder la humanidad, el criterio propio y el sentido común.

 

De Dios, ni hablamos…

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Carmen 07/29/2010 08:16



La persecución a quien piensa diferente es el test más certero para detectar quien no actúa con la verdad por delante. El tiro a la persona, matar al mensajero y otras metáforas ejemplifica la
corrupción de las ideas. Cuando alguien no va con buenas intenciones y esconde sus malas artes actúa de ese modo.



Alicia 07/24/2010 17:35



Viven de cuentecitos. Pero lo curioso del caso es que todos los cuentecitos tienen como objetivo insultar a los creyentes y criticar a la institución.


 


Saludos.