Cristianos botarates por un Brasil totalitario. Atrio.org CXIII

Publicado en por Miguel González

Están que se salen en atrio.org, ese portal donde linchan al que piensa no ya diferente, sino al que simplemente se atreve a pensar y por lo tanto no se deja someter por las anteojeras totalitarias. Exultantes y entregados por apoyar al espectro de Lula que se presenta a las elecciones. Envían cartas de apoyo como si en ello les fuera la vida. Pero lo que más me ha llamado la atención del manifiesto es este párrafo que es el culmen del pardillismo y la memez y que los deja a todos ellos con el culo al aire. Dice así:

 

Talibán


“Lo que importa no es si tal candidato/a es o no cristiano/a. Como Jesús, creemos que lo importante no es tanto decir «Señor, Señor», sino realizar la voluntad de Dios, o sea, el proyecto divino”.

 

Y lo dicen con conocimiento de causa porque en ese foro de triste memoria oficia un ateo cuyo mérito mayor consiste en contar cuentos para disfrute y lubricación de sus fans del lobby feminista. Ponga un ateo en su vida y llegará el cristianismo de forma más certera.

 

Por si algunos no se habían enterado, el proyecto divino tiene que ver con el camino Lulo al totalitarismo, mediante el expediente del socialismo. Eso es lo importante según estos santos varones y varonas de la iglesia talibán-ateo-totalitaria.

 

El sistema de creencias de estos botarates es tal que así de simple: capitalismo = infierno; socialismo = Reino de Dios. Ellos están por el reino de Dios, la duda ofende. Un marxismo mal digerido (el marxismo ya fracasó) y unas cuantas gotas de buenismo (del que está empedrado el camino del infierno) y ya tenemos al perfecto talibán. Nacieron en una noche de truenos, sin lugar a dudas.


Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Miguel González 10/18/2010 10:24



¿Quién dijo que se habían regenerado en atrio.org y ya no se daban a la práctica del linchamiento? Perderían su razón de ser. Siguen, ya lo creo, impartiendo doctrina de buenos cristianos
ácratas. El odio les corroe y no pueden dejar de dedicarse al insulto a la jerarquía y a la mayoría de los católicos.


Quienes apoyan el totalitarismo y están al servicio de los enemigos del cristianismo siguen ejerciendo de tales. Faltaría más. Son cuatro carcamales pero con muy mala baba. No se han repuesto de
sus neuras.