Evo patadón, Lula, Chávez, balambambu. Atrio.org CXI

Publicado en por Miguel González

¡Y qué decir del sujeto Chávez! Menuda patulea. Es lo que gusta en el foro que practica el linchamiento, ahora con un poco más de precaución para que no se les vea la patita que se les termina por ver cuando comprueba uno que ciertas personas que no van del ronzal, de pronto, dejan de participar y nadie dice ni pío, cubiertos con el manto de silencio de la complicidad general ante los atropellos. Es lo que hay. Son maestros. 

 

castro-chavez-lula-evo.jpg

 

¿Quién puede tener miedo al debate de ideas? Ciertamente sólo quienes albergan propósitos ocultos. Si no es el debate lo que les interesa y mueve, si no pretenden ver resplandecer la luz, entonces se dedican a practicar connivencias en el arte del silenciamiento en la que son maestros. Manipulación y mentira es su territorio.

 

De manera que el ganado es como para echarle de comer aparte y ojo que mienten (morder, ya ni les quedan muelas). Unos, los que toman de referentes a estos cuentacuentos,  y los otros, los mandatarios de países en vías de extinción gracias a su particular manera de entender la democracia: a patadones o con la práctica del golpismo permanente, a través de la dictadura silenciosa o bullanguera. Esto es lo que les pone a los del atrio cómplice del totalitarismo.

 

Antonio Vicedo, por ejemplo, habla de democracia formal y real. A él le gusta la real, bien entendida que hablamos entonces de la rusa o la china. También la cubana donde los hermanos Castro chochean a la vista de un pueblo que se muere de hambre y aburrimiento mientras espera el suceso fundamental para sus vidas.

 

Y el tal Arregui que ni clérigo ni laico, dice el muchachote; ni carne ni pescado. Va a ser eso. Están por los suelos los liberadores del mundo mundial y el calentamiento meningítico y climático. ¿O era climatérico?

 

¡Qué barbaridad!

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Mercedes 10/10/2010 20:51



Menudo escuadrón de la muerte. Chabacanos y peligrosos. Esos venden a su madre por el poder.