Fracaso de la huelga, éxito de los delincuentes. Atrio.org CVIII

Publicado en por Miguel González

Antonio Duato Recibe hoy en propia casa unos cuantos mandobles bien dados: “defiendes a un gobierno que practica una política marcadamente antisocial. Defiendes la teología de la liberación en el Tercer Mundo y a zapatones en España”. Es parte del enjuague que le practica Francisco Javier Peláez en Atrio.org. Seguramente es que Fco. Javier no sabe que para conseguir subvenciones hay que ser buen chico con el Gobierno y hacer eso y más. Es lo que tiene defender a unos incompetentes, porque amigos.

 

silicona.jpg


La huelga se planteó como un  paripé y como tal se está desarrollando. A estas alturas, las 14 horas, ya podemos darla por concluida y fracasada. Las huelgas ya no son lo que eran, y menos después de que los sindicatos hayan estado calladitos, Antonio, mientras el paro aumentaba y nadie hacía nada por remediarlo. Los sindicatos miraban para otro lado, por lo que son cómplices del desaguisado,  y se acusaba a la oposición de querer hacer lo que ha terminado por practicar el Gobierno. ¡Menudo papelón!

 

De manera, figuras, que allí donde la huelga ha tenido éxito ha sido a través de la extorsión, el chantaje, el superglu3, la silicona y demás técnicas delincuenciales a las que Duato se adhiere con sordina porque con quien está de manera preferencial es con un gobierno agónico del que espera un milagro para revalidar en las elecciones de 2012. El alcoyano a su lado es un equipo de juveniles.

 

Fracaso de los sindicatos, fracaso del Gobierno, desafección de los españoles obligados a trabajar por los piquetes de sindicatos y el Gobierno que, en comandita, conculcan las leyes, unos por delincuentes y otros por no reprimir la delincuencia. ¡Qué boca tiene Antonio para atacar a sus enemigos y qué tragaderas para defender a sus amigos!

 

Re-pique(tes) de campanas, mucho superglu3 y silicona en las cerraduras: la izquierda no se caracteriza precisamente por respetar las leyes para alcanzar sus objetivos. Pero eso a Duato le importa poco. Él con criticar a la Iglesia y defender a sus amiguetes se da por justificado.


Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Raquel 10/03/2010 16:57



Lo has expresado muy bien, Miguel. Otros que no se dan cuenta del ridículo que hacen, porque todo el mundo les ha tomado la medida. Señor, cómo está el mundo.