Libertad vigilada. Atrio VIII

Publicado en por Miguel González

libertad-vigilada.jpg

 

¿Cómo va a ir uno a territorio comanche a pretender hacer proselitismo? ¿Libertad para qué? Para ser libres, claro. Debate, ¿para qué? Para debatir, contrastar, matizar, ejercer la libertad de opinión. Algo tan simple todavía no lo tienen claro los participantes del foro de triste memoria porque se conciben como poseedores de la verdad absoluta mientras que quienes no piensan como ellos e intentan participar en Atrio (en libertad vigilada, según propia experiencia) son enemigos de los atrieros “fetén” y cien adjetivos a cual más despectivo. ¿Cómo va a poder haber diálogo alguno entre quienes creen que tienen el 100% de razón en todos sus postulados y no conceden al resto sino un 0 patatero de razón en sus ideas y posiciones? ¿Tan difícil es comprender que uno va a un foro de debate a contrastar ideas y que un foro, para que sea interesante,  aporte algo y no sea un simple “masaje” autocomplaciente requiere del contraste de diferentes ideas?

 

 

Que un tal Pepico el de los palotes diga que se encuentra mejor entre los de su cuerda, es de Perogrullo: uno se encuentra mejor entre quienes tienen sus mismas o parecidas ideas, entre su club de fans. Claro que sí. Pero eso es un grupete de amigos no un foro de debate. ¿Cómo vas a establecer vínculo de amistad con quien previamente has demonizado y a quien le aplicas el tercer grado de la estrategia de la tensión? Suelen llamar a quienes no comulgan con el ideario progre, integrista en flagrante contradicción: integrista es quien quiere volver al cristianismo primitivo. Y esos, en el esquema-bricolaje de Atrio son los “progresistas”. El bumerán siempre vuelve. Es lo que tiene manejar expresiones del marketing político. No hay cristianos avanzados o cristianos retrógrados: hay distintas formas de entender las cosas. Quienes reivindican su izquierdismo en este ámbito ¿tal vez pretenden congraciarse con sus “hermanos” por alguna suerte de alianza explícita o estómago agradecido?

 

 

Madurar también es evolucionar. El cambio (palabra talismán que a algunos les lleva a la excitación extrema) es neutro y puede también ser para mal. De hecho la mayoría de los cambios son para mal. Lo “nuevo” no es garantía de nada sino más bien hay que ponerlo en cuarentena y no fiarse mucho a pesar de que a la mayoría de las personas, como niños que quieren experimentar, nos fascine lo nuevo. Del contagio de las ideologías viene esa manera de anatemizar a quien piensa diferente ubicándolo en el rincón contrario del cuadrilátero y ahí pierden los papeles quienes se definen como cristianos progresistas. Que esa es otra: burda maniobra que encierra un imposible. Es como si yo me apropio de la belleza, digo que soy “esteticista” y que todos los demás aman lo feo, propugnan lo feo, defienden lo feo y son cómplices de lo feo y destructores de lo bello. Moza tan “manipulosa” non vi en la frontera… ¿A quién no le gusta la belleza y el progreso? Pretender la exclusividad de lo uno o de lo otro es una manipulación, o sea, una mentira. A mi me gusta la belleza pero no las burradas; también el progreso pero detesto las modas que no son sino flor de un día.

 

 

De manera que en Atrio se prodigan los  amigos de los esquemitas de todo a cien donde un cristiano que no es adicto al totalitarismo molesta, distrae, perturba… mientras que los ateos chulescos  son especie protegida, club de fans incluido, aunque se trate de un insultón compulsivo, que eso no estorba al rumbo de Atrio, ahora bien, si alguien no admite que el sol deba salir por el oeste, entonces está trastocando los cimientos de Atrio. Por lo menos es curioso.

 

 

El administrador tenía una patata caliente en la mano y no sabía que hacer con ella. Pero uno es como es y no puede entrar a un sitio a decir que lo que ve como negro es blanco. Uno no va a un foro a pedir permiso para respirar. Uno puede ser educado pero no variar el rumbo que está afinado por la propia experiencia de la vida. Porque también yo reivindico que mi vida ha evolucionado hacia la verdad que hace libres. Faltaría más. Pero no por eso voy a estar en lo cierto al 100%. Quien esté de pie mire no caiga. Es el autoengaño y las ilusiones vanas (vanitas, vanitatis) quienes esclavizan y nublan la vista. Y como Antonio  tenía una patata caliente y como la rabia se le amontonaba llegó un día en que necesitaba recibir feedback (refuerzo) adecuado de los contertulios más activos de Atrio. Lo tuvo pero de 3200 visitantes recibió el "masaje" de menos de una docena de atrieros.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Miguel González 06/12/2010 14:19



Intentan los atrieros dar sensación de "nivel" filosófico. Tras la tarascada liberticida pretenden ahora demostrar que sus participantesgozan de un alto nivel intelectual. Dime de qué
presumes... Y dime de qué tienes miedo.


 


 



Mercedes 06/12/2010 11:32



jajaja Me he reido con lo de territorio comanche. Veo que se lo toma las cosas como debe ser. Primero una cree que está entre gente evolucionada que tiene algo interesante que decir, hasta que se
da cuenta de que no se trata más que de un apoyo a los politicos que mandan. Mucha crítica a la Iglesia y poca a sus amigos. Parece que a unos grupos se les justifica todo mientras que a la
Iglesia de la que dicen que forman parte van a muerte. Es ley de vida, estos reductos de la intransigencia y la irracional superioridad moral, como usted dice son cuatro gatos que desaparecerán y
no dejarán huella.


Un abrazo


 



Manuel Llopis 06/12/2010 11:25



Buenos días. Yo también entro de vez en cuanto a ese foro para ver qué se cuece por allí y observo lo mismo que tú: se trata de un grupo con mucho miedo a las opiniones que no van en la linea
oficial del foro, es decir, la linea que se impulsa desde los administradores del foro. No veo yo tampoco que esta gente sea alternativa de nada ni que puedan dar ejemplo de nada, sino que asumen
de manera acrítica todo lo que viene de un lado y de forma hipercrítica todo lo que provenga del otro lado. Nada nuevo bajo el sol. Supongo que ese foro, sin descartar que pueda
estar financiado presuntamente desde el poder político, cumple la función de alimentar a los propios y despachar a extraños, propio de las sectas. Todo esto es muy evidente.