Nacionalistas antes que cristianos. Atrio.org CIX

Publicado en por Miguel González

La muchachada progre (ancianos adolescentes) sigue erre que erre en contra del Obispo Munilla y dando su apoyo al tal Arregui, el cantamañanas rebelde. Es lo que tiene la  pandemia del nacionalismo filoetarra. Han estado muchos años pastoreados por lobos y eso imprime carácter.

 

Arregui.jpg

La cara es el espejo del alma y este sujeto la tiene turbia. Menos cuento y que corra el aire.


Lo que pasa en la Iglesia con los “fantasmas” progres es como para arrojarlos al mar a ver si se les remojan las ideas. A lo menos habría que mandarlos a picar piedra a ver si aprenden disciplina y un poco de humildad. Curioso que quienes no representan a nadie y se dedican a pervertir con sus ocurrencias sean los más bullangueros. 

 

La insubordinación de toda esta morralla progre que no tiene un mínimo de dignidad es para dar un puñetazo en la mesa y mandarlos a la cola del paro. Sin contemplaciones. Sería una buena noticia. Toda esta gente no se respeta a sí misma: no vale la pena irse con contemplaciones con ellos. Hay que ponerlos en su sitio para que todo el mundo sepa lo que son: menos que nada.

 

Fantoches sin fronteras.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Mercedes 10/10/2010 20:48



Ya cansan todos estos que a su vez no se cansan de hacer el ridículo y quedar mal, porque ¿qué trigo dan ellos? Podría hablar de eso también. No merecen ni un minuto de preocupación.



Raquel 10/03/2010 16:56



La enfermedad del nacionalismo ha malogrado a personas que en principio eran buenas. He conocido a varios curas que al final han perdido todos los valores y se dejan arrebatar por ideas propias
de locos descerebrados.