¿Por qué piden democracia cuando quieren disolución? Atrio.org LXX

Publicado en por Miguel González

 

23717__10_a_1.jpg

 

Es interesante llevar las cosas a su punto exacto de comprensión para no dar palos de ciego. Es lo que se llama ubicar las cosas en su contexto.

 

A la progresía andante católica organizada en grupos y grupúsculos y que vocea desde las atalayas mediáticas y aledaños de Internet no lucha por la verdad ni nada que se le parezca: trabajan junto a sus “socios” para, a través de un popurrí que a algunos les evoca lo que ellos entienden por una especie de hermandad del pensamiento Alicia, conseguir desterrar de la sociedad todo resto de cristianismo. La crítica a las prácticas, según ellos,  poco democráticas de la Iglesia es una añagaza más.

 

Claro es que en ese conglomerado hay individuos que van y otros que vienen; unos que han tocado fondo y otros que quieren creerse que van por buen camino; unos que saben el papel que desempeña un grupo que se define como iglesia dentro de una estructura dirigente,  y otros que creen que están en otra guerra por la recuperación de la verdadera Iglesia de Jesús de la mano de los guerrilleros perfectos en cristianismo, que son ellos. Hay de todo, como es de esperar. Unos actúan por revanchismo puro y duro y otros fascinados por la palabrería o por el evangelio mal leído y peor interpretado por teólogos ateos.

 

¿Criticarían estos angelitos del infierno, el procedimiento de elección de papa y tratarían de impedirla si fuera nombrado a dedo un personaje como Casaldáliga?

 

No hay más preguntas. Sólo digo mi canción a quien conmigo va...

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Antonio 08/14/2010 20:14



He estado leyendo algunas cosas por la red y todos los integrantes de ese foro están secularizados, expulsados de sus cátedras, etc., por cabezas locas. A pesar de ello estos siguen haciendo
ruido "como si" pertenecieran a la Iglesia. A buenas horas, cualquier organización les iba a permitir que siguieran hablando como si nada. 


 


Si no lo es, lo parece: están para hacer daño. Pero son cuatro gatos decrépitos.