Sofismas y otros manejos. Atrio.org LIV

Publicado en por Miguel González

temptation.jpg

 

El camino de los autodenominados grupos eclesiales de base está minado de sofismas de difícil digestión. ¿Qué por qué siendo esto así todavía hay algunas personas que pican? Pues ocurre como en todas partes: la gente tiene muchos sueños y los ve reflejados en cualquier espejo. Los analistas de sueños lo saben y ofician de intérpretes de sueños. Se cierra así el círculo y el muerto al hoyo y el vivo… a medrar. Triste pero es la hoja de ruta de sectas, grupos y grupúsculos de muy diferente factura.

 

Por ejemplo hay un malentendido o una aviesa interpretación referida a conceptos  como sacerdocio y laicismo.  Algunos viven en la ilusión de que Jesús desautorizó el sacerdocio. Y para rematar la jugada: esto lo hizo porque él era “laico”, repiten en jornadas de acomodación del mensaje cristiano a la ideología progre, entre sonrisas pícaras. Toda esta manía de confundir churras con merinas y de querer hacer coincidir el mensaje de Jesús con las modas actuales es digno de ser guardado en la alacena para ser valorado a su debido tiempo.   Jesús no se cargó sacerdocio alguno sino muy al contrario, generalizó el sacerdocio a todo miembro de su grupo: linaje escogido, real sacerdocio”,… etc.

 

Que Jesús criticara unas prácticas no quiere decir, como algunos traducen a la ligera, que Jesús anulara el sacerdocio en sí. De ninguna manera, ¿no quieres caldo?, pues ¡toma dos tazas! Ahora todos sacerdotes. Encarado así el asunto, ¿dónde está el problema? Pues el problema que algunos no quieren ver es que eso encaja a la perfección con el pensamiento más íntimo de Jesús que no concebía más que un ámbito, el sagrado; lo del laicismo es una “sensibilidad” actual que no tiene nada que ver con Jesús. Jesús vino a predicar el reino de Dios y en ese reino no cabían cosas que ahora parecen obvias porque en tiempos de Jesús las ovejas estaban a falta de pastor y ahora hay muchos espabilados pastoreando por el prado.

 

Para Jesús todo era sagrado y no había ningún recoveco que se escapara a la acción y el proyecto de su Padre; no había zonas de sombra, neutras o laicas. “…si en algún sitio no os acogen ni os escuchan, al salir de allí sacudíos el polvo de los pies en testimonio contra ellos.

 

De manera que ni Jesús fue laico a la manera como a la fantasía actual de espacios de agitación y propaganda como Atrio.org le gustaría pensar ni atacó el sacerdocio sino que denunció ciertas prácticas. Así está la cosa en sus justos términos y no se estira el calcetín por la parte que algunos pretenden para llevar el agua al molino de sus amiguetes.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Carmen 07/29/2010 08:08



Más que zurdos son "ab-zurdos". Todos estos saltimbanquis ya sean de la religión o de la política actúan de pareja manera: la verdad de las cosas les da lo mismo y también las normas y los
prcedimientos. Lo único que persiguen es que sus ideas salgan adelante y no les duelen prendas en saltear caminos, mentir  tergiversar todo lo que les sale al camino.


 


Saludos desde un ciber playero.



Antonio Martínez 07/28/2010 13:48


Algunos se han quedado con una sola parte de la palabra sacerdote que como usted sabe es sacerdos. Ni caso a los agitadores