Vulgar, altanero, egoísta y desalmado. Atrio.org CIV

Publicado en por Miguel González

Es lo que dicen los periódicos del dirigente terrorista de las FARC colombianas abatido por el ejército. La izquierda radical internacional tiene una predilección por todo lo que huela a terrorismo, delincuencia y asesinato. Es su punto de anclaje  de donde saca sus fuerzas mayores. También la morrallada que se dice eclesial,  de base y otras argucias léxicas bebe de las mismas pútridas aguas.  Narcotráfico, pelillos a la mar y chiquilicuatrerismo sin fronteras.

farc

 

La definición les viene bien  a otros sujetos sanguinarios convertidos en iconos a lo largo de la historia y a quienes la cutrez zurda rinde pleitesía. Todo por el totalitarismo. Indecentes sin fronteras, delincuentes habituales, filoterroristas anónimos  a quienes algunos memos se alían sin saber de qué va la cosa. 


Los teólogos ateos malean todas y también estas palabras del Maestro: bienaventurados los perseguidos por la justicia. Creen que se refería a terroristas y delincuentes. Incluso a alguno de ellos sus amiguetes. Pero va a ser que no. Jesús no utilizó esos medios ni contra los romanos ni contra nadie. Pero estos mindunguis camuflan sus verdaderas entrañas en una interpretación espuria de las palabras del nazareno.

 

Vulgar, altanero, egoísta y desalmado. Pensándolo bien, la definición le viene bien no sólo al terrorista abatido ayer sino a muchos de sus seguidores y aficionados varios. 


Lo han clavado.

 

Miguel González

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Jaime López 09/26/2010 14:25



La connivencia de los teólogos y curas con las armas es escandalosa y además no resuelve los problemas sino que los complica. Aquí con ETA y allá con las FARC o con los variados grupos
terroristas que operan en el continente americano.


 


Gracias a Dios el tiempo se encarga de barrerlos del mapa a estos profetas de la sangre y de la muerte.



Mercedes 09/25/2010 13:11



Menudo cacao tienen las guerrillas con el narcotráfico y el abuso con las poblaciones que arrasan.