Yo viví en una comunidad cristiana de base. Atrio.org XXXVIII

Publicado en por Miguel González

comunidad.png

 

¡Y yo que los admiré como gigantes intelectuales y qué enanos se me han ido quedando! Una cosa es la voluntad inflexible hacia un buen fin y otra bien diferente, la reincidencia en el error. Sí, los teólogos, curas, obispos progresistas que hoy se marchitan menudeando en asuntos como la ecología, al cambio climático y demás “temas” de tirón mediático. Cualquier pretexto es bueno con tal de que arda la hoguera de las vanidades.

 

José María Castillo. Todavía conservo en algún cajón (nunca tiro nada)  los cuadernos de “teología popular” que esperábamos ansiosos en la comunidad “de base” (no se olvide entrecomillar).  Porque yo formé parte de un grupo que prometía mucho, a decir de algunos: ocho parejas  que nos creímos protagonistas de un mundo nuevo y que, tras los testeretazos de rigor,  se dispersó como hoja al viento. 

 

Pedro Casaldáliga, el obispo poeta,  y su mirada unidimensional: “socialismo, socialismo y socialismo”, pontificaba como solución inevitable para un mundo con deficiencias. ¿Monseñor martillo y hoz? Cuánta decepción. No basta con un buen análisis para alumbrar una solución adecuada. La crítica la tenemos todos a flor de piel,  pero construir, parir algo nuevo, es otro cantar. No obstante ellos siguen, erre que erre, perdiendo los papeles.  ¿Para qué repasar la nómina completa si basta una muestra?

 

Haití, Nicaragua… Historias de fracasos. No era eso, no era eso...  a fuerza de descartar se quedaron con las manos vacías. De igual manera que el sábado es para el hombre y no al revés, toda organización social debe contar con el ser humano completo, incluida su dimensión espiritual. No vale cualqueir cosa y menos el totalitarismo que no es solución sino problema.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Ricardo 07/17/2010 00:08



Yo también conviví con un grupo salesiano. Éramos jóvenes y todo lo que fuera convivir de fiesta venía bien. Pero, es verdad, que yo no conozco ninguna comunidad que dure más de dos veranos. Pasa
como con los matrimonios gays que no duran nada porque aquello no funciona.



Lucho 07/15/2010 14:12



Yo también viví en una comuna de esas que dices, Miguel. Fue bonito mientras duró. Tengo que reconocer que al principio todo iba sobre ruedas, pero enseguida se complicaron las cosas. Pero lo que
más me sorprende es que nunca vi a ningúin cura de estos progres plegarse a vivir en comunidad, ellos a lo suyo, mucha labia y pocos hechos.


 


Es verdad que aquello es irrealizable en el mundo.