Contra la pena de muerte. Atrio.org CXII

Publicado en por Miguel González

Frontalmente en contra porque está en juego la vida de inocentes indefensos. La casta política que vende la ética por un plato de lentejas, es decir, por un puñado de votos, está trocando en derecho lo que no es sino una salvajada impropia de seres humanos medianamente desarrollados.

 

pena-de-muerte.jpg

 

En contra, sí, de la pena de muerte que se practica sobre los más indefensos e inocentes de los seres humanos: los no nacidos. Es curioso cómo los atridas y demás fauna progre se excita mucho cuando se trata de defender la vida de quienes no respetan la ajena. Y sin embargo desprecian la vida de los inocentes. Astutos como serpientes con las palomas y sencillos como palomas con las serpientes. Es la prueba de fuego de que las opiniones de los tales progres no merecen el más mínimo respeto. Obedecen a ideologías que nada tienen que ver con el espíritu cristiano, ni siquiera humano.

 

Así es: se dan a las algaradas para defender la vida de asesinos convictos y confesos y luego desprecian la vida de los inocentes. ¿Habrá, acaso, contradicción mayor; desvergüenza mayor? Más cerca de los asesinos en serie que de las víctimas inocentes. Curioso, ¿no? ¿Progres, qué?

 

Saltimbanquis sin fronteras han perdido toda credibilidad si es que alguna vez la merecieron. Raza de víboras, les acusaría Jesús, látigo en mano.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Miguel González 10/11/2010 18:14



Anita de Rodrigo sigue eructando sus pocas luces. Para ella el aborto no es una pena capital, porque es un "derecho" de la mujer. Memeces sin fronteras continúan lapidando a quienes no piensan de
la forma errada (y aun herrada) de la partida de los progres.


Defienden a los criminales y criminalizan a los inocentes: esa es la verdad de la ideología progre, en su versión política o de tonta útil religiosa. Lo que hay que leer todavía en una sociedad
que se dice civilizada, Anita.



Miguel González 10/11/2010 10:42



Es la arrogancia de los votos, Tibabao, saludos: todo una pantomima. Por un voto venden a su madre. Y muchos tontos útiles les siguen el juego porque creen que los objetivos son coincidentes: la
implantación del reino de dios (así con minúsculas).



Miguel González 10/11/2010 10:39



Y el rotundo Oscar, todavía, grita que está contra la pena de muerte. Yo también, de la que practican los asesinos sobre sus víctimas en primerísimo lugar, ¿puedes tú decir lo mismo?


 


Cuentistas sin fronteras



Miguel González 10/11/2010 10:36



"Quien asesina a otro ser humano es un asesino", dice Anita de Rodrigo.  Aplícate el cuento: quien asesina a un niño aunque no nacido es un asesino. Sobre todo porque inocente. Ahí es donde
desbarra tu ideología de muerte. El estado tiene la obligación de defender la vida de sus ciudadanos, eso es defensa. Defenderse de un criminal no es lo mismo que atacar a un inocente. ¿Lo
pillas?



tibabao 10/10/2010 21:38



Nunca comprenderé cómo los hombres pueden tener la arrogancia de creerse facultados para decidir sobre la eliminación de la vida humana, por muy pequeña o incipiente que ésta sea.