Sombra aquí y sombra allá. Atrio XLIII

Publicado en por Miguel González

cerradura-y-llave.jpg

 

Atrio.org está de “celebranza” porque en Argentina han aprobado el matrimonio entre homosexuales. Desterrado el sentido de las cosas habitan el imperio del oxímoron sin gracia. Les parece una buena noticia que se apruebe un esperpento de tal calibre e imaginan que en el cielo los angelitos, María, José y el Niño se llenarán de gozo por tan magnífica noticia.

 

Tranqui, ana de rodrigo, también están muy orgullosos de quienes con su complicidad han posibilitado que en España el aborto libre sea un derecho. Licencia para matar, se le llama a eso, encanto,  aunque en tu inopia, borrachera ideológica y ciega complicidad, pases la mano por encima del lomo del asunto. Estos angelitos del infierno que defienden a los asesinos en serie y demás delincuentes, sin embargo están tan felices porque haya quienes puedan a voluntad expropiar la vida a seres inocentes que no pueden defenderse, de la forma más cobarde, vil, miserable, rastrera que imaginarse pueda. Ese será vuestro patrimonio y vuestras credenciales, listillos.

 

Se cubren de gloria estos cuentacuentos. Se alegran de las barbaridades y contribuyen a la disolución de los valores. ¿Alternativa de qué? Váyanse a freír espárragos, lávense la boca con lejía, desalojen del cerebro tanta barbaridad y tanta cultura de la muerte y luego, haciendo acopio de la humildad de la que carecen, vístanse de saco, empezando por los más ancianitos decrépitos, y retírense al desierto a ver si una buena insolación o una mala brisa les devuelve a la cordura y, en todo caso, nos evita a los demás tener que escuchar semejantes majaderías de seres supuestamente humanos.

 

Miguel González

 

Sigue

Etiquetado en Aportaciones

Comentar este post

Ricardo 07/16/2010 23:57



Buenas noches: un placer encontrar tu foro-blog. Tienes razón y yo conozco el paño desde dentro, estuve en un grupo de esos eclesiales que dices y todo son igual, unos presuntuosos maestros
ciruela. Pero eso sí: están más con el diablo que con Dios. Son amigos de la izquierda hagan las barbaridades que hagan. No me merecen ningún respeto.